Política Internacional

El Sector Política Internacional conformado por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, el Ministerio de Planificación Nacional y Política Económica (MIDEPLAN) y la Dirección General de Migración y Extranjería del Ministerio de Gobernación y Policía tendrán en su conjunto una sig- nificativa labor para contribuir, de forma planificada y coordinada, al desarrollo integral del país.

Los propósitos del Sector Política Internacional están dirigidos a contribuir en el alcance de los objetivos y metas que se ha planteado el país en el campo político y de desarrollo nacional, aprovechando los diferentes espacios que ofrecen las relaciones diplomáticas con otros Estados y las posibilidades que surjan de la participación activa en los organismos y foros internacionales.

Enfoque Conceptual

La política internacional es la relación sociocultural que se lleva a cabo por los diferentes actores del panorama internacional, basada generalmente en las políticas exteriores adoptadas por cada uno de ellos. Esta política debe obedecer a criterios de Estado, como una variable de la política interna, tomando en cuenta la ubicación del país en el mundo, una lectura adecuada de los desafíos de la globalización y su impacto en la vida de cada uno de los individuos de una nación.

La política exterior costarricense se fundamenta en los siguientes ejes estratégicos:

  1. La defensa de la democracia, la integridad territorial y la soberanía nacional.
  2. La promoción, la protección y el respeto de los Derechos Humanos y libertades fundamenta- les.
  3. La promoción de la paz, del desarme y de la seguridad nacional, regional y mundial.
  4. El fortalecimiento del Derecho Internacional y el desarrollo de un multilateralismo efectivo.
  5. La promoción del desarrollo sostenible y la coordinación y representación política en las nego- ciaciones  ambientales internacionales.

Estos pilares conforman las bases políticas y jurídicas en la construcción de una sociedad civilista, pacifista y ambientalista, en el concierto de las naciones.

Nuestro país, en el ámbito internacional, es un aliado y convencido de la participación ciudadana, la res- ponsabilidad solidaria, la integración regional, el Principio Precautorio y el Principio de Responsabilidades Comunes, pero Diferenciadas. Ha reafirmado, desde 1992, su compromiso con el desarrollo sostenible en temas como Río 92, la Agenda XXI, la Declaración de Río, las Convenciones de Cambio Climático y Biodiversidad, los Principios de no destrucción de los bosques primarios; así como la no explotación de la minería de oro a cielo abierto y el reto de convertir la globalización económica en un modelo ético y huma- nista que promueva el desarrollo sostenible, la internacionalización de la justicia, el combate a la corrupción y el acceso a nuevas tecnologías, para reducir la brecha digital.

En el ámbito de la Paz, nuestro país ha promovido y apoyado iniciativas en desarme como el Convenio so- bre el Comercio de Armas (ATT), la eliminación de las minas-antipersonales y de las municiones de racimo, siendo incluso el anfitrión de la V Reunión de Estados Parte de la Convención sobre Municiones en Racimo en setiembre del 2014. También procuramos la declaratoria de América Latina, como región libre de armas nucleares y zona de Paz, siendo uno de los ejes de nuestra Política Exterior, la promoción de los Derechos Humanos, incluido el Derecho Humano a la Paz, según nuestra jurisprudencia.

Se plantea, en relación con los procesos de integración regional, como reto principal contribuir a la revitalización de una estrategia de integración ligada a la base estructural y sobre metas claras, mediante la redefinición de procedimientos y mecanismos de control más eficientes y eficaces que los actuales a nivel de la gobernabilidad de los organismos regionales, con reglas precisas, que permitan una mayor transparencia y una mejor rendición de cuentas ante los Estados Miembros.

Costa Rica, en el maco regional, mantiene su presencia y participación permanente en el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), en la Organización de los Estados Americanos (OEA), en la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y en la Asociación de Estados del Caribe (AEC), entre otros. Asimismo, en el ámbito multilateral y de forma constante, lo hace principalmente por medio de sus representaciones permanentes en Nueva York, Ginebra y Viena ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y sus agencias especializadas.

El Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto tiene a su haber 47 sedes diplomáticas, que atienden diversos temas de carácter político - diplomático y de auxilio consular. En el ámbito regional, se está fortalecien- do el acercamiento con regiones como Asia-Pacífico, Centroamérica y la Región del Caribe. Se piensa que nuestro país podría facilitar sinergias entre estas tres regiones mencionadas, incluyendo a otros grandes actores de nuestro hemisferio como lo es Brasil. Con la Unión Europea, como país centroamericano, tenemos dos instrumentos jurídicos recientemente aprobados, cuales son el Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación, ADPC, por una parte y el Acuerdo de Asociación, por otra parte. Ambos acuerdos, nos permitirán una relación más predecible con la Unión Europea. 

Por eso, debe mantener una coordinación constante con sus Misiones en el exterior, con otras entidades públicas y sociedad civil organizada, como elementos indispensables para darle coherencia a la actuación del país en el extranjero y traducir los objetivos internos en la posición que se debe tener y en la imagen-país que se desea proyectar, como parte de una diplomacia pública costarricense, que se pueda ir desarrollando, con base en nuestros pilares de Política Exterior.

A este respecto, cada vez se hace más necesario el fortalecimiento de la carrera diplomática, columna vertebral en el área sustantiva de la Cancillería, pues en los funcionarios del Servicio Exterior y del Servicio Consular, recae la ejecución de las funciones propias del Ministerio, apoyados, por aquellos que se encuentran en el Servicio Interno, como base y soporte de la institución.

Es fundamental, a lo interno del país, reforzar los diálogos y las reuniones con las distintas instituciones públicas y con la sociedad civil organizada, para colaborar, coordinar y dar coherencia a la posición de país en las relaciones internacionales, darle seguimiento y monitoreo al avance de los compromisos asumidos por el país en diversas temáticas y conocer las necesidades y requerimientos internos, para luego traducirlos en diálogos, negociaciones y eventos político - diplomáticos y técnicos y obtener cooperación internacional que permitan el progreso interno.

En este sentido, se requiere tomar en consideración las nuevas realidades que se presentan tanto en el ámbito nacional como internacional y tener por objetivo avanzar hacia un Sistema de Cooperación Internacional integral y solidario, de ahí la importancia de fortalecer la Cooperación Sur-Sur, como un instrumento de apoyo para el desarrollo. El posible ingreso de Costa Rica en nuevos foros como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la Alianza del Pacífico (AP) y como Observador en la Organización Internacional de la Francofonía (OIF), nos abre nuevos espacios en nuestra agenda internacional.

Para el 2013 y 2015, Costa Rica obtuvo la Co-Presidencia del Foro de Cooperación América Latina-Asia del Este (FOCALAE), foro que nos permite un acercamiento multilateral con la región asiática. Asimismo, nuestro país ha venido en un proceso de acercamiento con el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC).

Esto constituye un importante acompañamiento a los esfuerzos nacionales de desarrollo, en particular en la lucha contra la pobreza y la desigualdad, pues a pesar de estar calificado como país de renta media y excluido de las estrategias o planes de cooperación de algunos países, afronta una creciente brecha social.

La modalidad de la Cooperación Sur-Sur es la que Costa Rica está potenciando, pues conforma una opción viable para facilitar el progreso a partir de los recursos y la experiencia que cada país puede compartir con otros de igual o menor desarrollo relativo, en un proceso de colaboración mutua. De tal manera, es funda- mental que nuestro país identifique y determine la oferta y la demanda costarricense en esa modalidad, con el fin de incrementar el impacto de la ejecución de proyectos, en su papel dual de país oferente y receptor.

Este posicionamiento país contribuye al cumplimiento de objetivos comunes de desarrollo con los países socios, en plena concordancia con principios tales como la horizontalidad: los países participan y colaboran entre sí en términos de socios, de manera voluntaria y sin condicionalidades; el consenso: la ejecución de una acción de Cooperación Sur-Sur es producto del consenso de los responsables de cada país y en espacios de negociación común, por ejemplo, las comisiones mixtas; la equidad: distribución equilibrada de los beneficios entre todos los participantes (orientados al fortalecimiento mutuo de capacidades críticas para el desarrollo) y de costos (se comparten y son proporcionales a las posibilidades reales de cada contraparte).

El componente migratorio es una parte fundamental de la política exterior de Costa Rica. La Dirección General de Migración y Extranjería, en su papel de ejecutor de la Política Migratoria que dicta el Poder Ejecutivo, regula la permanencia de personas extranjeras en el país, así como el ingreso y egreso de personas, nacionales y extranjeras al territorio costarricense.

La administración de los flujos migratorios en Costa Rica ha tenido un cambio de paradigma, en donde la migración no solo se enfoca desde la seguridad interna, sino también como un factor para el desarrollo del país.

La implementación de una política migratoria integral incluye el posicionamiento del país en materia de protección y promoción de los derechos humanos de la población migrante y refugiada, así como de las poblaciones vulnerables asociadas a la migración, entre ellas las víctimas de los delitos de trata de personas y tráfico ilícito de migrantes, personas menores de edad, mujeres jefas de hogar, indígenas y personas con discapacidad.

Para alcanzar estos propósitos, Costa Rica es parte activa en importantes foros internacionales, tanto a nivel regional como binacional, tales como la Conferencia Regional sobre Migración (CRM), Comisión Centroamericana de Directores de Migración (OCAM) y la Red Iberoamericana de Autoridades Migratorias (RIAM), en todos y cada uno de ellos el país busca lograr un equilibrio en esta área tan importante para el desarrollo de las sociedades.