Paz y Desarrollo HumanoSEPTIEMBRE 13, 2017 06:05 PM

Foro de Alto Nivel sobre Flujos de Migrantes en Situación Migratoria Irregular en las Américas consolida aportes regionales para el Pacto Mundial de la Migración

  • Liderazgo de Costa Rica en el tema migratorio promueve diálogo regional entre países de la OEA
  • Países destacan que gran vulnerabilidad de migrantes requiere protección especial por parte de los Estados

Tras dos días de reflexión, análisis y debate, altas autoridades de los Ministerios de Relaciones Exteriores y de entidades de Migración de países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), identificaron puntos clave para atender el fenómeno de la migración irregular en el hemisferio.

La cita reunió en San José a representantes de 19 países que participaron del “Foro de Alto Nivel sobre los Flujos de Migrantes en Situación Migratoria Irregular en las Américas”, un encuentro que se realizó por iniciativa de Costa Rica, tras la publicación que la OEA realizara en marzo anterior, del Informe Regional Flujos de Migrantes en Situación Migratoria Irregular.

De este documento, que surgió tras la solicitud que por Costa Rica realizó el Canciller de la República, Manuel A. González Sanz, en mayo de 2016, con motivo de la crisis migratoria regional de 2015-2016; se desprenden entre otros datos, que Estados Unidos es el destino de 5 de cada 6 de los migrantes de las Américas. Además, revela que con respecto a 2013, entre 2014 y 2015 se redobló la cantidad de solicitudes de asilo; los mayores aumentos en América Latina se registran en Brasil, Costa Rica, México, Panamá y Argentina.

El Canciller González quien agradeció la activa participación en el Foro, afirmó que “en el marco de la Agenda 2030, la Meta 10.7 nos llama a facilitar la migración de forma ordenada, segura y responsable a través de la implementación de políticas migratorias adecuadas. La agenda aborda también temas fundamentales para el análisis multicausal de los flujos migratorios, como la pobreza, la educación, la desigualdad y la mitigación de los efectos del cambio climático. Los Estados debemos, por tanto, renovar nuestro compromiso con el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

Entre los puntos resultantes de la interacción de países, los Estados participantes reconocieron que las personas migrantes son sujetos de derechos que, debido a su condición de gran vulnerabilidad, requieren de una protección especial por parte de los Estados.  El Canciller González, destacó que “esto constituye un primer paso para el abordaje integral de la migración desde una perspectiva más humana, que promueva el respeto de las personas migrantes y sus familias”.

Agregó que los países del continente cuentan con buenas experiencias en término de herramientas y protocolos de prevención, atención, gestión y reinserción de personas migrantes. “Sin embargo, reconocemos como urgente mejorar y ampliar la cooperación, el intercambio y la armonización de dichas prácticas”.

Por su parte, la Directora General Adjunta de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), agradeció el esfuerzo de Costa Rica en organizar el Foro y destacó que “los desafíos que la región ha encarado para dar respuesta a los flujos migratorios irregulares que se han presentado, particularmente, durante los últimos cinco años, han dejado claro que en el abordaje de la migración irregular nadie puede solo”, mencionó además que “la solidaridad y la corresponsabilidad son principios esenciales; en particular, para dar respuesta adecuada a realidades migratorias complejas y altamente dinámicas como las que vivimos en nuestra región”.

El “Foro de Alto Nivel sobre los Flujos de Migrantes en situación migratoria irregular en las Américas”, se realizó en San José, los días 12 y 13 de setiembre gracias a la organización del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto y la Dirección General de Migración y Extranjería, con la colaboración de la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Organización Internacional de Migraciones (OIM).

El 19 de septiembre, de 2016, en la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York, Jefes y Jefas de Estado y de Gobierno, se reunieron para discutir temas relacionados con la migración y los refugiados. Este fue un importante reconocimiento de que los temas migratorios y de refugiados se han convertido en un asunto de gran peso en la agenda internacional. A través de la adopción de la Declaración de Nueva York para Refugiados y Migrantes, los 193 países miembros de la ONU reconocieron la necesidad de un abordaje integral a la movilidad humana y fortalecieron la cooperación a nivel global mediante la creación de mecanismos que protegen a las poblaciones migrantes. La Declaración de Nueva York, en su Anexo II, inició un proceso de consulta y negociación intergubernamental con el objetivo de adoptar un Pacto mundial para una migración segura, regular y ordenada, en el marco de una conferencia intergubernamental sobre migración internacional a realizarse en 2018.

Entre las tendencias migratorias que el Foro analizó:

  • Necesidad de identificar y brindar protección especial a menores acompañados y no acompañados, adultos mayores, mujeres, población con discapacidad y LGBTI.
  • Promover el principio de reunificación familiar, y el posicionamiento del concepto de familia migrante. 
  • Fortalecimiento de las redes consulares para la protección de poblaciones migrantes, acceso a justicia efectiva y al derecho al debido proceso
  • La migración asociada al cambio climático se debe incorporar en el Pacto Global para la Migración. Deben considerarse criterios para la identificación de personas desplazadas por desastres, el uso de categorías regulares de migración para esta población, así como de medidas de protección temporal.

Principales hallazgos del Informe (marzo 2016):

  • La población migrante en las Américas ha aumentado de alrededor de 34 millones en 1990 a 61 millones en 2013, un incremento de casi 78% comparado al 42% observado para el resto del mundo.
  • Los Estados Unidos de América es el país de destino más importante para los migrantes de las Américas (5 de cada 6), pero también para los migrantes de todo el mundo (1 de cada 5).
  • En Estados Unidos y Canadá la población inmigrante se duplicó desde 1990, alcanzando un nivel de 53 millones de personas en 2013. 
  • Los flujos migratorios en las Américas, aumentaron en un promedio de 5% por año a lo largo del período 2011-2013, pero 17% por año para los países de América Latina y el Caribe.
  • El origen de los inmigrantes en las Américas ha sido en su mayoría dentro de la misma región, siendo de un 64% en el caso del Caribe, un 63% en la Región Andina, un 44% en el Cono Sur y un 32% en América Central.
  • Con respecto a las solicitudes de asilo, entre 2014 y 2015 el número aumentó el doble a los registros de 2013. Los mayores aumentos en América Latina se registran en Brasil, Costa Rica, México, Panamá y Argentina.
  • El documento resalta la situación de vulnerabilidad de las personas migrantes, en particular, de las mujeres, menores de edad y adultos mayores, lo que, al migrar de manera irregular, les expone a distintos peligros y al tráfico ilícito de migrantes y la trata de personas.

El Informe Regional Flujos de Migrantes en Situación Migratoria Irregular,

proporciona información actualizada de la situación migratoria irregular de personas que provienen principalmente de África, Asia y el Caribe; determina las principales razones que les motivan a migrar; señala sus países de origen; identifica los medios, los lugares de destino, así como los retos que enfrentan tanto los migrantes como las autoridades migratorias. Ingrese al enlace para descarga: http://www.oas.org/documents/spa/press/Reporte-OIM_OEA_030817web.pdf